Hacia la igualdad de derechos

Columna concejal Cristian Jofré

Vecinas y vecinos, a pocos días de la conmemoración del “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” y de declararse el 19 de diciembre de cada año  como el “Día nacional contra el femicidio”, las autoridades, tanto a nivel nacional como local, debemos reflexionar y hacer un llamado de atención sobre la realidad que hoy sufren las mujeres en nuestro país en donde la violencia hacia ellas es una de las problemáticas más extendidas y persistentes en la sociedad.

La violencia contra la mujer presenta distintas dimensiones que abarcan todos los ámbitos de la vida de las mujeres, tanto en lo público como en lo privado. Esta violencia se ve manifestada en acciones como el acoso callejero, la violencia económica, psicológica, física o sexual, llegando en su punto más grave hasta el femicidio.

Hoy, bajo este contexto de pandemia, vemos que los grupos más vulnerables de nuestra sociedad han visto incrementado la magnitud de los problemas sociales a los que se enfrentan. La violencia contra la mujer no es la excepción y se refleja en diferentes dimensiones: desde el incremento de la carga de trabajo en los hogares hasta el aumento de la violencia doméstica y el número de femicidios, llegando a la fecha a 44 víctimas.

Un aspecto no menor, radica en la violencia económica a la que las mujeres se ven enfrentadas en esta emergencia sanitaria. El caso del retiro del 10% nos ha mostrado que el Estado y las políticas públicas, cuando llegan, lo hacen tarde respecto a las mujeres, las que ni siquiera han recibido el 10% que les correspondía por pensiones de alimentos.

Por todo lo que esto implica, es necesario que, con un compromiso serio como sociedad y aún mayor por parte de las autoridades, trabajemos en conjunto para erradicar la violencia de género, con políticas públicas más efectivas, capacitación y sensibilización en el sector público, trabajo con las organizaciones sociales y del territorio, para así poder recuperar espacios donde la mujer se pueda sentir segura y llegue a desarrollarse en plenitud.

Por ello y en consideración a todo lo señalado creo que hoy más que nunca se hace necesario que cada día más mujeres ocupen diferentes espacios de la sociedad, sean éstos sociales, sindicales, políticos, entre otros, de modo que a partir de su propia fortaleza y sensibilidad nos enfoquemos en los cambios profundos que nuestra sociedad necesita y que la población tanto demanda.

* Las opiniones verrtidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de su autor.